En Ursula Escoriza encontrarás una amplia y exquisita selección de vestidos de novia, madrina fiesta, comunión de niña o niño y trajes de novio.

@noviasursulaescoriza

Donde estamos

Rambla de San Sebastián 33 Local Alto

08921 Santa Coloma de Gramanet

– Barcelona –
Tel.:  933 85 37 11

Facebook
Twitter
Instagram

Historias de amor 1

Lo conocí un día de tantos en la discoteca de turno, una amiga me hizo mirarlo para que viera lo guapo que era aquel chico tan alto. Quería conocerlo y como yo la vergüenza la dejaba aparcada en casa me acerqué a él resuelta a preguntarle cómo se llamaba, él me miró sorprendido y me lo dijo sonriendo, me dio dos besos y le pregunté si podía presentarle a una amiga, se quedó parado y dijo bueno… total que le presenté a mi amiga y le pregunté si le gustaba y le gustaría tener algo con ella, directa que era una para los demás. Él me dijo que le gustaba otra chica de nuestro grupo y no era esa, me ofrecí a presentársela y no quiso así que me fui. Pasaron 5 meses en que nos saludamos al vernos pero cada uno íbamos a lo nuestro, y un día mientras yo estaba aburrida y mis amigas de ligoteo se me acercó en la barra y me dijo que era raro verme allí sola porque siempre estaba con gente. A mi siempre me pareció guapo pero nunca pasé de ahí, le gustaba a mi amiga y yo ni lo miraba de esa manera. Empezamos a hablar mientras tomábamos algo y entonces se decidió a decirme que el día que fui a presentarle a mi amiga se quedó hundido porque llevaba semanas intentando sacar valor para presentarse él a mi, casi le escupo la bebida encima por mi sorpresa y él se echó a reír. No sabía qué decirle, pero me sentía tan cómoda hablando con él… seguimos hablando y entonces mirando hacia su grupo de amigos me dijo que se iba porque lo estaban esperando, le pedí que no se fuera , me miró y se encogió de hombros dándome a entender que qué hacía allí así que ni lo pensé y me puse de puntillas para besarlo, fue mágico, nuestros ojos se cerraron y sentí mariposas en el estómago. Sus amigos aplaudían desde la pista mirándonos y riéndose y mis amigas flipaban. Nos dimos los teléfonos y nuestra historia fue rodada, no quisimos volver a separarnos y aunque podríamos escribir un libro, sólo diré que terminó en boda 5 años después, que tenemos un niño y una niña y seguimos tan enamorados como en ese primer beso. A veces ser impulsiva no está mal. No ha sido todo color de rosa, pero la comunicación y entendimiento entre los 2 siempre ha sido lo primero. Nuestra máxima es no irnos enfadados a dormir y si nos hemos tenido que quedar discutiendo hasta las 2 de la mañana para poder arreglarlo así ha sido. Tal vez otro día vuelva para explicar cómo fue nuestra decisión de casarnos y nuestra boda .